Viajar en tiempos de Instagram

Viajar en tiempos de Instagram

Viajar en tiempos de Instagram y sus coincidencias con las distopías de Black Mirror

Hace poco vi un capítulo de Black Mirror en el que, en un escenario “ficticio”, se determinaba la valía de las personas con base en su nivel de popularidad en las redes sociales. Esta popularidad segmentaba el grado de acceso de una persona a cierto estilo de vida. Mientras más popular mejores condiciones de vida y viceversa. ¿Les suena?

Con este capítulo Charlie Brooker, creador de Black Mirror, retrata hábilmente una realidad cada vez más generalizada: la del #instatravel. Los que no están familiarizados con este término, se trata de un hashtag utilizado en IG por la comunidad viajera.

Las redes sociales y en particular Instagram han modificado el arte de viajar. ¿Imaginan a Marco Polo subiendo una ‘selfie’ con la leyenda: Once a year, go someplace you’ve never been before? Supongo que como yo, no lo imaginan. Y no sólo porque obviamente en el siglo 13 no tenían nuestra tecnología, sino porque cada vez se trivializa más el arte de viajar.

La compulsión por mostrar al instante “lo cool que se es al viajar” es propia de nuestra era. Poco a poco esta modalidad ha ido transformando la experiencia de viajar, y es importante reflexionar sobre ello.

El problema no es la plataforma, sino el uso que se le da

No soy un apologista de los viajes con mapas de papel y monoculares de bronce. Sólo creo que la necesidad de inmediatez virtual no puede estar por encima del aprendizaje.

Subir fotos de viajes a Instagram no está mal per se. Lo lamentable es hacerlo sin antes haber conocido la historia del sitio visitado; o sin haber conversado con las personas del lugar. O peor, hacerlo con el único objetivo de probar que se estuvo ahí. Al parecer se nos ha olvidado algo: lo importante no es probarlo, sino tratar de comprenderlo.

Una charla improvisada sobre religión con un marroquí en una ciudad construida hace más de mil años. Un atardecer en la azotea de un edificio en Berlín mientras un local te habla de la historia de su ciudad. O una caminata nocturna por las ruidosas calles de Shanghái, son experiencias que jamás podrán ser transmitidas en su totalidad. Es necesario vivirlas y es importante dejarlo así.

En Digital Nomad Adventures estamos conscientes del impacto de las redes sociales, las cuales, utilizadas de forma inteligente, pueden generar puentes de comunicación que de otra forma no existirían. Nos gustan las redes sociales, sin ellas no seríamos lo que somos, pero también tenemos muy claro que éstas deben de procurar la apertura, el entendimiento y el compañerismo, por encima del ego, la individualidad y la superficialidad.

Por: Daniel Zubillaga

Leave a Reply